Espacio virtual creado realmente por Nicanor Domínguez. Dedicado a la historia del Sur-Andino peruano-boliviano.

miércoles, 4 de abril de 2007

Uso y Abuso de la Historia: Moral Inca



INQUISICIONES: Mentiras persistentes

Abelardo Oquendo.

En su serie Ensayos Polémicos, el Fondo Editorial de la Universidad de San Marcos ha publicado un breve tomo titulado '3 principios para modernizar el Perú: ama sua, ama llulla, ama kella'. Sus autores son Aldo F. Berti, neurocirujano, y Thomas J. Cryan, doctor en Derecho y especializado en el desarrollo de proyectos internacionales de comunicación. La ironía del título transparenta la índole de su contenido: lo que el país requiere para superar su situación actual es aplicar la vieja moral incaica y tener gente recta, honesta y trabajadora en los puestos de gobierno. Gente que no mienta, que no robe y que en verdad se esfuerce por alcanzar el bien común.

Verdades de Perogrullo, sentido común a manos llenas, discurso llano y al alcance de todos, como en los más exitosos libros de autoayuda. "Nuestra historia -nos dicen los autores- nos puede proporcionar una luz que ilumine el rumbo apropiado que debemos seguir para alcanzar el bienestar económico para el Perú, un futuro de esperanza y prosperidad. Hace mucho el gran Inca estableció tres pilares fundamentales sobre los cuales se construye una moral social dinámica y fuerte. Cada uno de nosotros aprendió estos tres principios en la escuela, y eran: ama sua, ama llulla, ama kella, que significan no robes (sé honesto), no mientas (di la verdad) y no seas ocioso (trabaja mucho)."

No se va a discutir aquí los planteamientos de Berti y Cryan. Aquí se quiere tan solo reiterar que ningún inca propuso jamás tales principios, cosa que los citados autores no desconocen: "Al margen del origen de estos tres principios (que algunos estudios recientes han cuestionado) y del uso hipócrita que de ellos han hecho ciertos políticos", dicen (pp. 24-25).

En realidad, no se trata de "estudios recientes" sino, apenas, de una digresión que se permitió el historiador Carlos Araníbar al comentar 'Sol de los soles', novela de Luis Enrique Tord, en 'Hueso húmero' (Nº 34) en 1999. Dice ahí Araníbar, en un paréntesis:

"(A propósito, fue Cantú el inventor de la manida fórmula de las tres prohibiciones andinas 'no robar, no mentir, no ser ocioso'. Este tema fue absolutamente desconocido por toda la crónica colonial. Pasada en 1878 al idioma quechua por un fantaseador de calibre -el cusqueño Pacheco Zegarra- se alzó la frase desde entonces al rango espurio de socorrida clave social y resumen apodíctico de la moral incaica: ama sua, ama llulla, ama kella)."

La solvencia de Araníbar es reconocida por todos los que algo saben de historiografía peruana. Así, no obstante la discreción con que formuló su desmentido a una falsedad tan difundida, algo ha trascendido, si bien no lo suficiente, por lo cual estas líneas, que han encontrado un motivo para ello, buscan contribuir a su difusión.

- - - - - - - - -

• Tomado de: "La Republica", Lima, Martes 25 de Abril del 2006.

• Ver: http://www.larepublica.com.pe/index.php?option=com_content&task=view&id=108801&Itemid=28&fecha_edicion=2006-04-25

= = = = = = = = = =

• Imagen tomada de: http://www.conperroma.com/incas.htm

= = = = = = = = = =

5 comentarios:

Nayus dijo...

es logico ademas, que lo aplicado por ley al hatunruna era de indole distinta a como se juzgaban y que atribuciones tenian los nobles. Y muchos de ellos podian vivir una existencia mas relajada y con otros deberes respecto de aquello. Ademas se exagera mucho la solidez de un imperio tan joven aun y que en realidad es una culminacion mas de la historia andina

Nicanor Dominguez dijo...

Estimado Nayus:

Es cierto que existieron diferencias "de clase" al interior de la sociedad inca, y que el nivel de organización y poder de control del Tahuantinsuyo ha sido bastante exagerado por la historiografía.

Sin embargo, el punto central de Oquendo es la referencia de Araníbar a la "invención" de estas tres "máximas morales" por un historiador y poeta italiano del siglo XIX, César Cantù (1807-1895), autor de una 'Storia universale' en 35 volúmenes que empezó a aparecer en 1837 y fué traducida al castellano como 'Compendio de Historia Universal' (la 2da ed. es de 1884). Cantù habría "sintetizado" sus lecturas sobre los Incas (principalmente Garcilaso) en esta fórmula.

La traducción al quechua de la fórmula corresponde a Gavino Pacheco Zegarra (nacido en Umachiri, prov. Melgar, dpto. de Puno, 1846-1903), en su introducción a la edición en quechua y en francés del "Ollantaï: Drame en vers quechuas du temps des Incas" (Paris: Maisonneuve, 1878).

Como vez, es un esfuerzo por "separar el grano de la paja" y discriminar entre información históricamente válida e interpretaciones posteriores a los hechos, por más bienintencionadas que éstas sean.

Para más datos, mira:

http://www.enciclopediacatolica.com/c/cantu.htm

Y de don Estuardo Núñez la introducción a 'Las Letras de Francia y el Perú' (1997):

http://sisbib.unmsm.edu.pe/bibvirtual/libros/Literatura/LetrasFranciaPeru/introduccion.htm

Gracis por leer el 'blog' y por dejar tus comentarios.

El Cantante dijo...

Hola Nicanor

Me parece haber encontrado un indicio de que Araníbar se equivocó, no sé si en su planteamiento general, pero sí en el tema fuentes.

En las Memorias del general Guillermo Miller publicadas en 1828 y escritas por su hermano John, se relata la marcha de los patriotas hacia el Alto Perú luego de la batalla de Ayacucho. Pasan por el Cuzco. Esto es 1825. Hay fiestas, saraos, banquetes. Miller queda fascinado con la ciudad y no se resiste a comentar sobre los incas. Dice en una parte:

En la educación de los peruanos, el código mixto de moralidad y legislación era tan simple como útil á la mayoría. Tres concisos preceptos formaban la base de todo el sistema: AMA SUA - AMA QUELLA - AMA LLULLA. No hurtarás, no mentirás, no estarás ocioso. Sobre estos tres principios cardinales estaba fundado el código de sus leyes civiles [...].

(Ed. de Percy Cayo Córdova. Lima: Editorial Arica, 1975, t. 2, p. 157).

Carlos Araníbar conoce las crónicas al dedillo, y si califica esa máxima de una "invención" entonces es porque no existe en ninguna fuente colonial editada.

Pero dudo mucho también de que Miller se la haya inventado. ¿Lo palabrearon en el Cuzco? ¿Se trataba de una invención del incaísmo de la elite cuzqueña? ¿Es la traducción misionera de las leyes mosaicas al quechua? ¿El virrey Toledo reinventando la historia? ¿O, efectivamente, una máxima moral de la civilización andina? Lo cierto es que el tema no está tan resuelto.

Ahora, lo más probable es que Cantù leyera la frase en Miller. Es decir que Cantù la habría traducido al italiano y Pacheco retraducídola al quechua, siguiendo a Araníbar ("Pasada en 1878 al idioma quechua por un fantaseador de calibre"). Pero es muy curioso que una frase se conserve tal cual luego de tanto viaje. Esto me hace dudar de que Pacheco tuviera un conocimiento solamente libresco de ella, o que sólo la conociera por Cantù. No se puede descartar que en tiempos de Pacheco ya formara parte del saber popular en Puno y naturalmente Cuzco.

Anónimo dijo...

It's a pity you don't have a donate button! I'd most certainly donate to this outstanding blog! I guess for now i'll settle
for bookmarking and adding your RSS feed to my Google account.
I look forward to fresh updates and will talk about this website with my Facebook group.

Chat soon!
my site :: online free casino

Anónimo dijo...

magnifiques soumettre, très instructif. Je me demandais pourquoi les experts opposé de ce secteur ne remarquent pas cela. Vous devez continuer votre écriture. Je suis sûr, laicacota.blogspot.ru ont une base de lecteurs énorme »déjà!